Cómo reducir gastos en la cuenta de Internet, tv y celular

El mercado de las telecomunicaciones es uno de los más competitivos en Chile, por lo que sus precios suelen ser más bajos que el de los países vecinos. Además, la portabilidad numérica ha potenciado la competitividad entre las compañías telefónicas, motivando que cada año se presenten nuevas promociones.

Según datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), durante 2021 se portaron 3,6 millones de números telefónicos (fijos y móviles) en el país, lo que significa que los chilenos están atentos a las ofertas.

La mayoría de las empresas ofrecen la posibilidad de contratar dos o más servicios de telecomunicaciones a través de los planes dúos o triple. Sin embargo, también está la posibilidad de contratar un solo plan, pero con descuento por portabilidad desde otra compañía.

Ante todo este tipo de ofertas, es importante mantenerse informado para lograr reducir los gastos derivados del uso Internet, TV, telefonía fija y móvil, sobre todo en el contexto actual en que el costo de vida ha aumentado considerablemente y cuando los hogares aún se están recuperando de los efectos de la pandemia.

CONSEJOS PARA REDUCIR TUS GASTOS

Es muy común que las cuentas de los distintos servicios estén domiciliadas y no nos enteremos de lo que realmente estamos consumiendo y pagando. En ese sentido, es esencial revisar tu factura de teléfono e internet para que analices lo que tienes contratado y veas si realmente es lo que necesitas.

Como mencionamos anteriormente, muchas de la compañías ofrecen planes dúo y triple, lo que para algunos usuarios puede ser muy conveniente, sin embargo, estas ofertas no suelen ajustarse a las necesidades específicas de los clientes, por lo que a veces es preferible contratar planes de internet y cable con un operador y a parte un plan de telefonía móvil que permita adaptarlo a lo que sueles consumir.

En estos casos, también es importante informarse sobre los planes de celular 2×1, ya que generalmente son más económicos y puedes compartir gastos con tu pareja, hijos/as o amigos.

Revisa tu consumo

Durante los últimos años las empresas han notificado cómo el consumo de teléfono fijo ha ido disminuyendo, mientras que la demanda por otros servicios como las redes sociales o el internet móvil aumentan.

Es por eso que es importante revisar cuidadosamente las cuentas de telefonía, para comprobar el número de llamadas, su duración media o el tipo de consumo que hacemos.

En muchos casos, se puede confirmar el nulo uso del teléfono fijo, por lo que puede ser más conveniente contratar tarifas de internet sin fijo, que ya ofrecen gran parte de las compañías.

Portabilidad

Tal como adelantamos, la portabilidad numérica ha permitido aumentar la competencia entre las distintas compañías, lo que según la Subtel ha provocado una baja de más del 50% en el valor de los planes de celular.

Esta política ha permitido que más de 27 millones de números se hayan cambiado de proveedor durante los últimos 10 años, ya que mensualmente las empresas van actualizando sus ofertas y presentando mejores precios para los usuarios.

En ese sentido, una buena forma de ahorrar es informarse acerca de las distintas promociones y valorar los descuentos que hacen las compañías por portabilidad.

Ajusta la velocidad de internet en casa

Las cifras entregadas por las autoridades indican que el 67,48% de los hogares nacionales cuentan con una conexión de internet fija, donde las redes de alta velocidad son las preferidas por los clientes, ya que entre fibra óptica y HFC suman un 91,8% del total de conexiones.

No obstante, hay que destacar que no todos los hogares necesitan una línea de fibra de alta velocidad, principalmente porque la velocidad de descarga no es el único factor que mide la calidad de una conexión a Internet, también se deben considerar otros datos que normalmente no se tienen en cuenta, como la velocidad de carga o la latencia.

Para saber qué tipo de velocidad de internet necesitas, primero debes identificar tus necesidades. Para un uso cotidiano, puede bastar una velocidad más baja (a partir de 10 Mb/s), pero dependiendo de cuántas personas y dispositivos hay en casa y qué uso de internet se realiza, puedes llegar a necesitar incluso 50 Mb/s, en el caso de las películas de alta definición o de juegos en línea.

Teniendo estos datos es más fácil poder elegir un plan que se adapte a tus necesidades, sin tener que pagar de más, pero tampoco teniendo que sacrificar tu experiencia de navegación.