Los países BRICS estarían configurando un nuevo sistema financiero.

Según el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, los países conocidos como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica ) estarían configurando un nuevo sistema financiero que no permita que la banca internacional sea utilizada como instrumento político.

«Una moneda de cambio internacional no debe ser utilizada para el chantaje geopolítico o político, tiene que ser una moneda con estabilidad que pueda soportar cualquier circunstancia de conflicto mundial, sea la que sea, y se respete, y en donde todos los países del mundo tengan acceso por igual, debe ser un sistema monetario nuevo», expresó Maduro.

En 2017 Rusia estableció un sistema de pagos y tarjetas de crédito llamado Mir y que es operado por el Banco Central de dicho país. Desde hace años Caracas y Moscú se encuentran llevando a cabo negociaciones para que este sea utilizado también por la nación sudaméricana. Actualmente el sistema está presente en Turquía, Vietnam, Armenia, Uzbekistán, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Osetia del Sur y Abjasia. El sistema fue creado tras el inicio de la guerra en el Dombás los sistemas Visa y MasterCard bloquearon  las operaciones con tarjetas bancarias de algunos bancos rusos.

Estas iniciativas para levantar alternativas a los sistemas y divisas occidentales cobran vigencia desde que debido a la guerra de Ucrania se ha comenzado a cuestionar la hegemonía del dólar como moneda internacional. Los países cercanos a Rusia y China estarían planeando dejar de participar de una cooperativa de sociedades ( que es conocida como Swift  ) para sus transacciones interbancarias y que ha cobrado fama al ser usado como una de las principales herramientas de sanciones para Rusia por el ataque a Ucrania.