¿Es la renta fija de verdad segura?

Habitualmente se escucha que las personas buscan invertir en algún instrumento seguro, especialmente cuando reciben recursos extra o que no van a utilizar durante un cierto período. Normalmente se recomienda invertir en renta fija, lo que puede llevar a ciertas equivocaciones, ya que lo que en Chile se conoce como “renta fija” formalmente debe ser llamado “instrumento de deuda” ya que no garantiza que sea realmente fija.

¿Riesgo cero?

En el mundo financiero no existe el riesgo cero, aunque obviamente al tratarse de instituciones grandes y bien reguladas el riesgo es mínimo y puede despreciarse. Siempre la institución podrá quebrar e incluso un país puede declarar el cese de pagos de su deuda o decretar algún tipo de “corralito”, situaciones extremadamente poco usuales, por lo que no las consideraremos en este artículo.

Depósitos a Plazo

Al momento de tomar un depósito a plazo el inversionista conoce a priori la tasa de interés y el capital que recibirá al final del periodo, sin embargo el riesgo de esta inversión varía según la moneda en que se contrate. Si se hace en pesos nominales la inflación afectará la real renta que produzca. Si se pacta en unidades de fomento, este riesgo se disminuye pero ciertamente la tasa de interés será menor. Los depósitos pueden ser pactados también en dólares por lo que dependerán de la conversión del dólar a pesos chilenos en el momento de cobrarlos. 

Fondos Mutuos de instrumentos de deuda:

Cuando hablamos de Fondos Mutuos del tipo “Money Market”  lo primero que hay que considerar es que éstas  inversiones se hacen en instrumentos de deuda con duraciones menores a 90 días y que además, se valorizarán según la tasa de compra de cada papel que compone ese fondo. Normalmente se considera a este tipo de fondo como una especie  depósito a plazo pero con la ventaja de poder rescatarlo en 24 horas sin cobro de comisión de salida o castigo Si bien esto es cierto, en este tipo de fondos sigue existiendo un riesgo de pérdida.

Estos fondos del tipo “Money Market” se componen por un pool de instrumentos de deuda como por ejemplo depósitos a plazo de distintas instituciones los cuales a medida que van venciendo se van renovando por nuevos depósitos a tasas de interés de mercado que haya en cada día. La tasa de interés que pague el fondo depende principalmente del promedio de tasas que paguen los activos que componen el fondo mutuo, (asumiendo que la comisión por administración se mantenga sin alteraciones). Para valorizar la tasa que paga el fondo cada día, se usa la tasa de compra de cada uno de estos instrumentos y con esa proyección se calcula la rentabilidad diaria del fondo como también su valor cuota. Por reglamento, al tener una duración menor a 90 días, los vencimientos son más seguidos y por ende la compra de nuevos papeles a tasa de mercado son más frecuentes (lo que aumenta el riesgo).

La rentabilidad de este tipo de fondos mutuos, es un promedio ( con cierto desfase) de la tasa que se podría encontrar en general en el mercado de los depósitos a plazo. Si durante algunos días empezara a haber una tendencia al alza de los depósitos a plazo, la tasa de interés de los fondos mutuos empezaría de a poco a asemejarse a las tasas de los depósitos a plazo hasta igualarse. Justamente acá es donde pueden aparecer los problemas.

Bonos, Letras o Fondos Mutuos con duración mayor a 90 días:

En este tipo de instrumentos, la valorización de los activos siempre se hace a tasa de mercado, por lo tanto el ajuste es diario. A modo de ejemplo, si hoy compro un instrumento de deuda que paga una tasa de 6% anual y al día siguiente la tasa de mercado es de 7% anual, el valor de mi activo claramente va a disminuir. Esta pérdida de valor sólo afecta si el papel se vende antes del período vencimiento.Por el contrario, si el mercado baja su tasa entonces un papel que paga una tasa relativamente más alta que el resto, aumentará su valor y al se puede obtener una ganancia adicional.